Labios y zonas adyacentes

Labios turgentes, gruesos, de contornos naturales, llenos, solevantados y móviles son percibidos como sanos, bonitos, juveniles y sensuales.

Obtener un resultado natural en el rejuvenecimiento de los labios es todo un arte, y aunque es rápido y se hace ambulatoriamente, no es fácil. Debe ser realizado por un Cirujano Plástico o Dermatólogo con extenso conocimiento de Anatomía Humana, un alto grado de experiencia quirúrgica y mucho sentido estético, por

lo que le aconsejo considerar estos aspectos si busca mejorar su imagen y evitar cometer errores en su cara, que es su carta de presentación. Le recuerdo que usted tiene una sola cara, que este es un procedimiento quirúrgico y aunque sea mínimamente invasivo, debe hacerlo exclusiva- mente un médico acreditado.

El envejecimiento facial se nota de manera evidente en los labios. Con el pasar de los años van perdiendo definición, se adelgazan, pierden color, turgencia, desaparece su borde natural solevantado, aparecen grietas y líneas que no estaban, pero lo esencial es que los labios pasan a ser “una parte más de la piel facial”.

Existen diversas técnicas para rejuvenecer la zona de los labios y aumentar su volumen, pero sólo algunos de ellos son seguros y producen resultados beneficiosos.

Procedimientos para Rejuvenecer los Labios
  • Relleno de labios, Grasa enriquecida en Células Madre, Fascia.
  • Relleno de surcos verticales, Grasa, Acido Hialurónico.
  • Acortamiento de altura: Resección en “Alas de Gaviota”
  • Corrección de “Boca triste”, elevación del ángulo.

Los pliegues y arrugas verticales de las zonas adyacentes (típicamente arriba del labio, llamados popularmente “código de barras”) se tratan con pulido fino llamado “dermabrasión”, láser y peeling químicos, y rellenando cada surco con grasa de alto contenido en células madre obtenidas de la misma paciente, o bien sustancias inyectables como ácido hialurónico.

Todas estos procedimientos pueden realizarse por sí solos o ser el complemento a procedimientos quirúrgicos o a un lifting facial. Para aumentar el volumen de los labios recomiendo comenzar usando grasa de la propia persona, que es un procedimiento reversible y que da a los labios un aspecto más natural. Ocasionalmente, se aplican sustancias inyectables externas, las que deberán ser usadas con precaución y cautela ya que el efecto puede ser irreversible. Los derivados de la Silicona son de alto riesgo y no deberían usarse nunca.

Los fumadores

Al fumar se contrae el músculo orbicular alrededor de la boca, lo que va produciendo líneas y surcos verticales, acompañadas de pérdida de la grasa subcutánea, destrucción del colágeno, disminución de la irrigación superficial, y daños irreversibles de labios y piel facial. Es más notorio en la mucosa labial y en el mentón.

Labio superior envejecido: alargado y descendido

Con el pasar de los años el labio superior desciende, se relaja perdiendo tonicidad, se “alarga” y se afina produciendo un aspecto triste.

La cirugía para acortar verticalmente la distancia entre la nariz y el labio superior es llamada resección en “Alas de Gaviota”. Produce un levantamiento del labio, y hace que la cicatriz se disimule bastante bien dentro de los pliegues de la nariz, dando un resultado elegante.

La boca triste

En algunas personas el ángulo de los labios está descendido, lo que produce un efecto de cara dura y triste. Esto puede corregirse con una elevación quirúrgica del ángulo, procedimiento que frecuentemente es complemento a otras cirugías faciales. Consiste en la resección de un pequeño triángulo de piel en el ángulo lateral, lo que eleva la comisura.

Es un buen método, pero en los primeros meses se debe usar maquillaje para cubrir la pequeña cicatriz. El procedimiento para rejuvenecer los labios es rápido y se realiza ambulatoriamente.

He realizado esta cirugía en muchos pacientes y publiqué un extenso estudio en una revista científica internacional (Archives of Plastic Surgery).

La cirugía que se realiza para cambiar el ángulo de la boca, es de corta duración y se puede realizar con anestesia local y ambulatorio, o también como parte de un rejuvenecimiento facial. Es un procedimiento que puede mejorar significativamente la expresión facial.

Inyecciones en los labios

Parte de la belleza natural está dada por un labio superior más delgado que el labio inferior. Por razones que no alcanzo a comprender, algunas personas desean invertir esto, y se dejan inyectar elementos extraños al cuerpo en grandes cantidades alterando las proporciones armónicas de la anatomía humana, como tratando de parecerse a primates y jirafas. Penosamente muchos de los productos usados son permanentes y el daño es irreversible.

Alternativas inyectables seguras

Grasa Autóloga (con alto contenido de “células madre”)

Se usa para aumentar el volumen de los labios. Se inyecta grasa de la propia paciente, la que es purificada en el mismo momento en que se realiza el procedimiento. En pacientes que no fuman, de la grasa que se inyecta, aproximadamente dos tercios, permanece y el resto se puede reabsorber. Los resultados son muy satisfactorios en el tiempo y no tiene efectos colaterales. La grasa no puede ser de otra persona y debe ser tratada adecuadamente, mediante lavado, decantación, centrifugado y finalmente enriquecida en células madre.

En mi opinión la grasa propia es siempre la mejor alternativa, aunque el precio de evitar el cigarrillo puede ser demasiado alto para los que tienen esta adicción. El procedimiento dura menos de una hora, y se puede repetir a los 6 o 12 meses cuando se requiere mayor volumen.

Crio-preservación de grasa autóloga y células madre

Desde hace pocos años tenemos la posibilidad de preservar grasa centrifugada y células madre mediante equipos de alta tecnología en algunos centros especializados. Así cada tanto, par de años, los pacientes pueden reponer parte de la matriz de células madre que se va perdiendo en el rostro, lo que da una lozanía y brillo característico, aparte de rellenar en forma discreta y elegante, surcos bajo los ojos, labios, surcos nasogenianos, y depresiones faciales. Esto representa uno de los grandes avances en la medicina antiaging de las últimas décadas.

Ácido hialurónico

Se usa para la corrección de arrugas, pliegues y cicatrices. Es un derivado de sustancias orgánicas. Su particularidad es fusionar el ácido hialurónico y agua que circula en el cuerpo con los tejidos, lo que mantiene la firmeza y tonicidad. Al ser un producto orgánico se reabsorbe lentamente luego de ser aplicado.

La técnica para aplicar ácido hialurónico consiste en inyectar pequeñas cantidades de gel bajo los pliegues de la piel, entre la dermis y el músculo, lo que disminuye la profundidad del pliegue alisando la superficie para lograr el efecto rejuvenecedor buscado. La duración de este efecto varía de meses a años, según las características propias del paciente; edad, tipo de piel, estilo de vida, etc. Luego de este período, el cuerpo reabsorbe en forma natural y sin problemas casi la totalidad del gel. Su uso está muy difundido ya que es seguro y cuando se usa criteriosamente produce un aspecto natural. Existen algunas formas cuya composi- ción química hace que la absorción tarde años. Comercialmente es conocido como “Restylane”, “Hylaform”, “Aquamid”, “Belotero”, “Voluma” y muchos otros nombres comerciales.

Alternativas para aumentar el grosor y turgencia de los labios

  • Silicona: Se usaba en forma líquida hace años y debido a complicaciones secundarias, debería estar prohibida. Sin embargo,  lamentablemente aún vemos que es aplicada por personal no médico.
  • Grasa (Autóloga): Es el uso de la grasa de la propia paciente para ser inyectada en un lugar que se requiera. Su uso se lleva a cabo en muchos centros y los resultados son muy satisfactorios. Del total de grasa inyectada luego de una purificación especial, unos 2/3 permanecen y el resto se reabsorbe. Ya que el procedimiento es fácil de realizar, puede hacerse varias veces y no tiene efectos laterales. La grasa no puede ser de otra persona y debe ser purificada adecuadamente.
  • Alloderm: Es el uso de una placa de colágeno de origen humano, el cual se introduce por dentro del labio, como una lámina blanda. Produce un buen efecto, aunque puede reabsorberse. Es un material caro. Se usa cada vez menos.
  • Fascia: Es el uso de una placa de colágeno del propio paciente, el cual se introduce por dentro del labio, como una lámina blanda. Produce un buen efecto, y generalmente puede reabsorberse muy lentamente. Tiene el inconveniente que la Fascia debe obtenerse de alguna parte, y dejará una pequeña cicatriz en la zona donde se extraiga.
  • Gore-tex: Es el uso de una placa de un material usado para impermeables, bastante inerte, y de buena calidad. El problema de este material es que resulta muy difícil retirarlo si es que fuese necesario, además existe el riesgo de infección, al igual que en cualquier material extraño al organismo. Los labios pueden quedar un poco tiesos por efecto del implante de Goretex.
  • Biopolímeros: Es probablemente la forma más común de aumentar los labios, sin embargo la mayoría de estos procedimientos son realizados por cosmetólogas y peluqueras, lo que no está permitido por la ley en Chile. Hemos visto infinidad de complicaciones por endurecimiento de los labios, asimetrías, deformidades menores y mayores, incluso con daño de los nervios que mueven los músculos faciales. Existen algunos Cirujanos Plásticos que inyectan Biopolímeros, y dicen tener resultados satisfactorios, pero personalmente prefiero no usarlos.
  • Colágeno: Antiguamente se aplicaba mucho, pero la presencia de  reacciones adversas y alergias crónicas han hecho que se use cada vez menos.
  • Ácido Hialurónico: Un interesante derivado del organismo, que se reabsorbe lentamente y produce un aspecto grato. Su precio es alto.

Sugerencias

  • Recuerda que si te inyectas un material no absorbible, por ejemplo biopolímeros, no se puede volver atrás, es decir que si no quedó bien, no se podrá revertir.
  • Recuerda que la ley chilena no permite que una peluquera o cosmetóloga le inyecte nada en su cuerpo.
  • Si se te vas a someter a este tipo de procedimientos,  averigua de qué producto se trata, su procedencia, si está autorizado por el Instituto de Salud Pública, si está vencido, si la persona que lo va a aplicar es médico o enfermera. Mírale las manos, revisa si tiene las uñas limpias, ve bien el lugar donde se hará el procedimiento, la limpieza del conjunto y  fíjate si usan guantes estériles.
  • Si no estás segura, no te inyectes nada que no se reabsorba o no pueda retirarse. Pídele al profesional a cargo, ver los resultados del procedimiento en otros pacientes.