Pómulos, mejillas y mentón

La apariencia de su cara está determinada por tres elementos: los huesos, que hacen de andamio soportando todo sobre ellos, los tejidos blandos, que “rellenan” corresponden a músculos, vasos sanguíneos y especialmente grasa; todo se encuentra recubierto por la piel que posee características muy diferentes en cada persona.

Líneas faciales bien definidas, contornos limpios y ángulos naturales proporcionan una estructura equilibrada, apariencia atractiva y juvenil.

La “forma” de la cara, pómulos y mentón son elementos muy importantes en el atractivo facial, otorgan armonía y equilibrio en la estructura del rostro. Su aspecto y presencia deben pasar desapercibidos o simplemente ser parte de una cara atractiva; por eso sólo nos fijamos en ellos si son muy prominentes o están disminuidos.

Las formas faciales más comunes son redonda, cuadrada, alargada (poco atractivas), la rectangular o en triángulo (menos atractivas) y las menos frecuentes son con forma de triángulo invertido, ovalada, y la que tiene forma de diamante, una variante del triángulo invertido (más atractiva).

FORMA DE LA CARA

Si usted o un familiar se sienten incómodos por el aspecto y forma facial, cara demasiado redonda o muy alargada, tiene mejillas regordetas, o aplanadas, contornos poco definidos, le falta o sobra mentón, entonces la Cirugía Plástica puede ayudarle mucho.

Hay múltiples procedimientos médicos de corta duración se pueden producir enormes cambios de apariencia. Esto se puede obtener con la ayuda de grasa enriquecida en células madre, o implantes, limar un hueso, alterando la disposición, agregando o sacando grasa facial y muchos otros pequeños detalles que un cirujano plástico bien entrenado, con mucha experiencia, gran sentido estético pero sobre todo confiable, le ayudará a ver y decidir.

Le aconsejo que no asista a esa consulta sola; vaya con su pareja o alguien cercano que pueda ser crítico de la opinión del especialista, pero también que pueda darle un sano consejo.

El mentón y los pómulos son áreas muy importantes en la estética facial. Los implantes faciales, diseñados con materiales biocompatibles con nuestro organismo. Existen diferentes tipos. El cirujano plástico podrá aconsejarlo respecto del modelo y clase de implantes que es mejor para su caso, así como también conversar sobre lo que puede lograr. Es esencial que sus expectativas se acerquen a lo que se puede alcanzar mediante la cirugía.

OBSERVE EN SU CARA

En Vista de Frente:

  • Pómulos “desinflados” o caídos.
  • Mejillas muy redondeadas o rellenas: “cara de luna” o cara “regordeta”.

En Vista de Perfil:

  • Mentón prominente:“pera de bruja”,“papiche”, perón.
  • Falta de mentón: “cara de pájaro”.

Formas faciales más frecuentes

Pómulos

Son extraordinariamente importantes en un rostro bello. Se van atrofiando lenta y progresivamente, muchas veces ni nos damos cuenta del cambio de forma, excepto cuando miramos fotografías antiguas.

Los pómulos pierden soporte de hueso y su turgencia por contenido de grasa y agua, tornándose más planos y fláccidos, lo que disminuye lozanía, sensualidad y el atractivo general de una cara. Sólo expertos en estética se percatan que parte de la pérdida del atractivo facial se debe a la falta de pómulos. El tratamiento para hacer más atractivos, rellenos y lozanos los pómulos, se logra a través de diferentes técnicas: la inyección de grasa rica en células madre del mismo paciente; tensión de los tejidos durante un lifting facial, y hasta la aplicación de prótesis de silicona o materiales externos como “porex”.

Mi técnica preferida: Rellenar con grasa decantada, centrifugada y con alta concentración de células madre es lo que prefiero para mejorar el aspecto del pómulo en la mayoría de los pacientes. En los casos que se necesita más volumen, uso un lifting de pómulos y mejillas realizado por dentro de la boca, lo que no deja cicatrices exteriores visibles.

Pómulos-Antes y Después

Las mejillas

La forma de la cara es muy importante para el atractivo general. Se compone de un “andamio óseo” recubierto por tejidos blandos, músculos, grasa y recubiertos por la piel. La cara redonda es la forma más común que existe en la población caucásica. Algunas personas no les agrada ese aspecto redondeado. Las mejillas juegan un rol muy importante en la forma facial y su contenido graso puede influir en forma muy importante en la apariencia. Las mejillas son asimétricas en movimiento y estáticas. Se pueden adelgazar mediante la resección interna de las Bolsas de Bichat, (lo más efectivo), liposucción externa, Botox, y también cuidando la dieta.

Bolsas Adiposas de Bichat

Una causa frecuente de consulta son las “mejillas gordas”, que frecuentemente se deben a la presencia de esas bolsas adiposas del tamaño de un huevo, sin función en los adultos y que produce un aspecto abultado en la región anterior y baja de las mejillas.

La cirugía para retirarlas se realiza por dentro de la boca, con una pequeña incisión. Además se puede hacer liposucción facial y de la papada. Es ambulatoria. Requiere compresión con un cintillo nocturno, sin mayor reposo y produce pocas molestias. El resultado demora algunas semanas en establecerse y sus resultados son excelentes.

Bolsas de Bichat

Mentón

Un mentón bonito o normal no se nota. Al mirar la cara de alguien, no pensamos en el mentón. Si el mentón se nota, esto probablemente implica que el equilibrio estético está alterado. Tanto es así, que cuando falta el desarrollo del mentón o es muy prominente, la armonía y estética facial se afecta severamente.

Muchas de las formas que resultan por estos defectos físicos han sido cruelmente caricaturizados como “cara de pájaro” o “pera de bruja”. La proyección del mentón afecta mucho la apariencia facial y en particular el equilibrio con la nariz y la frente. Un mentón débil puede hacer que una nariz normal parezca grande.

El conjunto de frente, mentón y nariz determinan su perfil. Se establece que existe suficiente proyección del mentón cuando se traza una línea recta imaginaria desde la frente pasando por el labio superior hacia el mentón.

La posición del mentón en el perfil hace que el rostro se vea armónico o nos parezca poco atractivo, y su corrección es relativamente simple. Muchas veces se hace para complementar la armonía final de una cirugía nasal o un lifting. Sólo un Cirujano Plástico calificado, con la experiencia necesaria, puede determinar si procede realizar o no este tipo de cirugía facial, tomando en cuenta su salud, historial médico, expectativas y principalmente la estructura de su cara.

Riesgos de las cirugías de pómulos, mejillas y mentón

Si su intervención es realizada por un Cirujano Plástico bien calificado, lo más probable es que su operación y recuperación post operatoria no tenga inconvenientes. A pesar de esto, aún en circunstancias ideales, pueden desarrollarse problemas. Aparte de las complicaciones específicas relacionadas con esta operación, usted debe conocer los riesgos asociados a cualquier intervención quirúrgica.  Las más frecuentes y específicas de esta cirugía son solucionables.

Las principales son:

Infección. Cualquier cirugía puede infectarse. El uso de cualquier elemento extraño al cuerpo también puede provocar una infección, pero es muy raro que suceda.

Hematoma. Es una acumulación de sangre en el bolsillo de la cirugía, que ocasionalmente requiere drenarse.

Asimetría. Todos tenemos el mentón y la mandíbula asimétricos, aunque frecuentemente no nos damos cuenta. Los implantes pueden mantener algún grado de asimetría del rostro, e incluso hacerlo más notorio. Es usual que el implante sea más palpable en un lado más que en el otro. Esto se debe a que el hueso subyacente no es simétrico.

Sensibilidad, molestias y dolor. Los implantes faciales puede producir alteraciones de la sensibilidad por trauma a los nervios cercanos producidos por el implante. En general se recupera después de algunos meses. Ocasionalmente puede producir molestias con sensaciones inusuales en los dientes y labios, por irritación de los nervios mandibulares.

Desplazamiento. Es muy poco frecuente que los implantes se desplacen. Si el resultado es asimétrico, lo más probable es que el paciente tuviese una asimetría previa, no detectada. Cuando sucede, puede corregirse con una segunda cirugía.

Extrusión. Sucede cuando un implante es eliminado por el organismo. Es una rara complicación.

Paresia muscular. Se produce por tracción de los nervios que mueven el ángulo de la boca. Es usual que por algunos días después de la operación “sienta que se le caigan” gotas del líquido al beber de un vaso, o que no pueda silbar, incluso que el músculo de los labios se contraiga en forma “rara”. Todas estas molestias pueden demorar en recuperarse.